5/4/10


Poetas de Córdoba: 
(de izq. a der. arriba) Lila Perrén de Velasco, Anny Abrutsky, María Rosa Finchelman,
Susana Lobo Mayorga, Sonia Rabinovich;
(izq. a der. abajo) Angélica Garay, Lucía Gris y Esther Ramondelli


EL NOMBRE 

Se podría llamar bosque incendiado
pasión no consumida;
mansedumbre en vigilia amenazante.
Libro de salmos roto,
diálogo interrumpido búsqueda insomne
o acaso sombra en llamas de sí mismo.

Se podría llamar peregrinante
hacia "el mar del morir"; un ángel caído;
tiniebla hasta que un día
se haga la luz que no termina nunca.
Árbol, hermano, prójimo, extranjero...
Unidad mantenida a tropezones;
amor clamante, miseria suspendida
de la Misericordia.

Se podría llamar asombro, estrella ciega,
contradicción, hartazgo, hambre, ceniza,
andar descalzo, desvalido, ser gratuito...

Pero se llama hombre. Y eso es todo.
Esa sola palabra lo defiende.  

Lila Velasco

3 comentarios:

reltih dijo...

un bello texto, el que nos compartes.
besos

TERESITA dijo...

Su querida:
Tu poesía me inquieta y me atrae. Te vi en las imágenes de Monte hermoso. Qué buena experiencia, no? Te extrañé en Sta. María. Un beso grande
teresitapirra@gmial.com

TERESITA dijo...

Hola, Su querida. Me encanta tu poesía. Tenés el don de la metáfora que estremece y emociona. Felicitaciones !!!!
Te extrañé en Sta. María. Un beso

Teresita