24/1/10

XLVIII Encuentro Internacional de Poetas "Oscar Guiñazú Álvarez".Octubre/ 09

Poetas de Argentina, Chile, Uruguay y Ecuador en el predio de Nabuco


XVIII Encuentro Nacional de Poetas. Brinkmann, Agosto/ 09.


XV Encuentro Nacional de la Poesía y el Mar. Monte Hermoso.Febrero/ 09.


Lucía Gris, Cristina Ramallo, Eduardo Leoz  y Susana Lobo
llevando la Bandera de la Paz al mar

I Encuentro Nacional de Poetas "Glauce Baldovín". Villa Rumipal




Durante los días 3 y 4 de Octubre de 2009, se llevó a cabo 
en Villa Rumipal el Primer Encuentro Nacional de Poetas 
"Glauce Baldovín"
Participaron del Encuentro: 
Miguel Angel Vera, Hugo Rivella, Julio Castellanos 
(poeta y Editor de Glauce Baldovín), Carlos Garro Aguilar, 
César Vargas, Claudio Suárez, Néstor Merigo, Graciela 
Di Bussolo, Eloisa Calderón, Ernestina Elorriaga, 
Susana Lobo, Lucía Gris, Liliana Chavez, Fanny Jàreton, 
Darío Leiva, entre otros.
El Encuentro contó con la presencia del destacado artista 
plástico Oscar Molina, quién realizó una muestra de su 
trabajo vinculado al cuento “Casa tomada”, de Julio 
Cortázar.



En la foto: Hugo Rivella, Dario Leiva, Susana Lobo, 
Graciela Di Bussolo, Claudio Suárez,César Vargas, 
Liliana Chavez y Julio Castellanos

23/1/10

Red Internacional de Escritores por la Tierra




Las conclusiones extractadas del Primer Encuentro de Escritores por la Tierra
dieron lugar a este documento que constituye el pilar principal de la Red Internacional 
de Escritores por la Tierra. Firmado por más de cien escritores, científicos, creadores
y líderes mundiales, el “Manifiesto de Solentiname”recoge una extensa relación de
propuestas y metas en materia de medio ambiente, cooperación para el desarrollo y
derechos humanos.

En nombre de la palabra

“En nombre de la palabra, de nuestra palabra, de la palabra de todos, hoy deseamos exhibir, aquí y ahora, la realidad de un planeta que se destruye, que navega a la deriva en el mar de la globalización, el deterioro ambiental y la violación de los derechos humanos.
Al calor de esta aldea global llamada Tierra, donde habitamos 7.000 millones de almas, de vidas, de semejantes, de mundos heterogéneos, consumimos por encima de la capacidad de reproducción de la naturaleza, cosechando lo suficiente para alimentar la población mundial,  aunque paradójicamente, casi la mitad padece hambre; consumimos irresponsablemente y en algunos lugares ya no hay agua potable para todos, mientras las rentas y las desigualdades aumentan de una forma alarmante.
Las cifras enormes, de los expertos economistas del Fondo Monetario Internacional, se alejan de nuestra pequeña vida diaria, de nuestra cotidianidad.

La mayoría de las personas cierra los ojos a la autodestrucción y vive una vida frenética, de consumo, regida por una lógica que depreda la Tierra y expolia sus riquezas, la misma que establece clases y somete a los pueblos.
Porque el vínculo entre pobreza y medio ambiente, derechos humanos y conservación de nuestro entorno, existe, es real. El desarrollo sostenible conlleva un desarrollo humano equivalente, en el que la educación, la cultura y el conocimiento han de ser los principales pilares, asociados a la igualdad de oportunidades, la justicia social y el desarrollo, del que está privada una parte importante de la humanidad.

Y es en este desarrollo sostenible, donde la mujer es llamada a jugar un papel decisivo, ya que la liberación de la naturaleza y de la humanidad vendrá impulsada por una feminización del mundo, un mundo al que también le debemos exigir justicia social, prudencia ecológica, eficiencia económica y respeto a los derechos colectivos de los pueblos indígenas.

Es necesario, ya, dejar de ser meros espectadores y reescribir el mundo. Y en este empeño, los Escritores por la Tierra estamos comprometidos en la participación activa que haga brotar la conciencia responsable.
Debemos utilizar el patrimonio propio y común: la palabra y el arte, para abrir caminos y alzar la voz en pro de una reflexión de alcance planetario, sobre la vida que queremos para nosotros y para nuestros hijos.

Porque en un planeta finito, el crecimiento infinito no es posible, tenemos que levar anclas y reconducir el futuro de nuestra nave Tierra, la Pachamama, la madre naturaleza, Gaia.
Y “Porque el agua es Vida y la Tierra es Madre”

En este Primer Encuentro de Escritores por la Tierra, hoy demandamos acciones reales, encaminadas  a:
  • Erradicar la pobreza extrema y el hambre
  • A lograr la enseñanza primaria universal
  • A promover la igualdad de género y la autonomía de la mujer
  • A reducir la mortalidad y la explotacion infantil
  • A mejorar la salud materna
  • A combatir el VIH/SIDA, la malaria y otras enfermedades
  • A garantizar la sostenibilidad
  • A fomentar una asociación mundial para el desarrollo
  • A impulsar la información, educación y la economía ambiental.
Sólo el cumplimiento de estos objetivos nos llevará a una alianza mundial para un desarrollo más sostenible. Los países más pobres cumplirán esta agenda, cuando los ricos cumplan con su parte del acuerdo. Es necesaria una ayuda efectiva, una reducción de la deuda y reglas de comercio más justas antes de 2015.
Las mujeres y hombres reunidos en el Primer Encuentro de Escritores por la Tierra, propusieron cerca de treinta iniciativas para concretizar los objetivos, que incluyen redes comprometidas con el monitoreo y la denuncia del estado de distintas regiones del planeta, la utilización de medios remotos como internet para darle continuidad, y presenciales y periódicas para no restarles compromiso. Las propuestas deberán tener un lenguaje dirigido a toda la población, olvidando tecnicismos e innecesarias retóricas. Incluir a los niños y a la juventud. Hacer una clara denuncia de la necesidad de aumentar los presupuestos dedicados al fomento del arte. Es decir, líneas de acción concretas y factibles, congruentes con los objetivos del Encuentro. Exigimos ya, cambios en los gobiernos y en las instituciones internacionales, para que esta misión llegue a buen puerto.

Rompamos la rutina y sumemos esfuerzos y sinergias, consiguiendo entre todos tomar el control de nuestro planeta,   con la voluntad de Mujeres y Hombres.
Gritemos, para que se nos oiga, con eco al futuro, nuestro hastío por la prepotencia, el abuso, la guerra, la corrupción, el hambre, las injusticias…y conquistemos el derecho a la vida, para todos por igual…

Usemos las palabras de Thiago de Melo

“Queda decretado que los hombres están libres del yugo de la mentira.
Nunca más será preciso usar
La coraza del silencio
Ni la armadura de las palabras.
El hombre se sentará a la mesa
Con la mirada limpia,
Porque la verdad pasará a ser servida antes del postre”



Que así sea…
Granada, Nicaragua. Marzo 2007

2/1/10

Como una ciruela





¡Ay! ¿Qué has hecho de mi, 
si por tus ojos, que caminanan en mi sangre
puedo arrancar los puñales de mi pecho?


Mis manos, alas heridas
tembladeral de espera.
en vano  las acerco la pantalla
para tocar tu letra impresa 
y acariciar
tu palabra
tu nombre
inaugurando el desgarro 
de las velas del navío.


¿Cómo podré vivir 
si mi eje planetario ha variado 
y la elíptica del andar 
ha perdido el retorno?
¿Cómo podré vivir 
sin tu voz que recorre aún la espesura de mis miedos
sin la carnosa ciruela de tu boca
en cada amanecer que te nombra y me nombra
convocándonos a otros mapas
a diagramar nuevas rutas
en el corazón de una ciruela?


Ah! ya no podré jamás 
morder las frutas del verano
sin recordar tu pecho


Ya no podré  morder la carne de una frutilla
dejar que la pulpa se deshaga en mi lengua
sentir la rugosidad de sus semillas
prometiendo futuros
en la piel madura de la tarde.


No, ya no podré
(sin nombrate mil veces
como rito
como mantra de luz )
pedir al fulgor de la mañana
que borre
viejos amaneceres de olvido
y conmemore
tu voz
en mis manos
arrodillada ente el temblor nuevo.